La URV concluye que SIRUSA no es un riesgo para la salud de la población

El alcalde y presidente de Serveis d’ Incineració de Residus Urbans SA (SIRUSA), Josep Félix Ballesteros; el rector de la URV, Josep Anton Ferré, en calidad de presidente de la Fundación de la URV, y el director del Laboratorio de Toxicología y Salud Medioambiental de la URV, Josep Lluís Domingo, han renovado este miércoles 21 de enero el contrato para efectuar el proyecto de investigación y el desarrollo sobre la evaluación de los riesgos para la salud humana por exposición a metales, dioxinas y dibenzofuranos en el área de influencia de la Incineradora de Residuos Urbanos del Camp de Tarragona durante el periodo 2015-2018, por un importe de 28.125 euros al año.

Este nuevo contrato supone una continuidad de los trabajos iniciados en 1996. Hasta ahora, los informes científicos y universitarios llegan a la conclusión de que la actividad de SIRUSA no supone un riesgo añadido para la población, sea cancerígeno o no. De hecho, el director del laboratorio, Josep Lluís Domingo, aseguró que "los cambios que notaría una persona de la zona si desapareciera la incineradora serían tan inferiores como introducir una pequeña variación en la dieta".

Por su parte, el alcalde de Tarragona y presidente de SIRUSA, Josep Félix Ballesteros, ha afirmado que "la incineración ya no está considerada como una actividad castigable, sino que está pasando a ser una actividad recuperadora de residuos" y ha destacado que "en este momento estamos aprovechando prácticamente todos los residuos de la propia combustión, tales como los metales y demás materiales".

Más información en: Tarragona 21

 

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Continuando con la navegación entendemos que se acepta nuestra politica de cookies. Para más información, visite nuestra política de privacidad.

Acepto las Cookies de este sitio web.